El sorteo es una de las mecánicas más populares a la hora de realizar una acción promocional y que más respuesta obtiene por parte del público. Es por eso que en los últimos tiempos han proliferado, especialmente como estrategia de social media. Sin embargo, hacer un buen sorteo no es tan sencillo y hay que dar con la tecla para llegar adecuadamente y que funcione. Hoy vamos a analizar su mecánica y cómo llevarlo a cabo para que tenga éxito.
Todo el mundo sabe lo que es un sorteo. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, “acción de someter a alguien o algo al resultado de los medios fortuitos o casuales que se emplean para fiar a la suerte una resolución”. Lo más habitual en un sorteo es que se repartan unos números o participaciones entre una audiencia y que por medio de un resultado elegido al azar, de como resultado un ganador (o ganadores).
El concurso como acción promocional es una estrategia muy común, sobre todo desde el boom de las redes sociales, ya que hace tremendamente sencillo el proceso de participación y seguimiento. A través de ellos se consigue notoriedad, aumentar el número de seguidores en redes sociales, que se pueda compartir el concurso de una forma exponencial, se hace una clara llamada a la acción. Sus mecánicas son diversas (subir contenido propio, el que más me gustas consigue en el contenido o en una respuesta original, a través de un sorteo puramente guiado por el azar…) Lo que sí habrá que hacer siempre es explicarlo claramente en las bases legales.
De todos modos, no queremos centrarnos únicamente en este tipo de sorteos, ya que podemos encontrar otra tipología como son los sorteos por momentos ganadores y las que tienen un sorteo final. En las promociones de momentos ganadores el usuario puede saber en el acto si es ganador o no de un premio (están programadas para dar aleatoriamente x premios a lo largo de x días). La participación es mayor y la frecuencia de participación también, ya que el usuario tiene la presión de comprobar si esta vez ha podido obtener un premio. Por otro lado, tenemos el concurso convencional en el que se sortea algo entre todos los participantes a fecha de cierre de la promoción. Aquí hay que resaltar que tiene una mecánica más sencilla, pero que quizá pueda resultar menos participativa.
Lo importante para una empresa que decide utilizar una campaña promocional por medio de un sorteo, es que puede lograr acciones de los destinatarios como suscribirse a su newsletter, dejar sus datos para que les llamemos por teléfono, conseguir llamar la atención de nuestros usuarios, hacer que compren más, etc. La promoción en cualquier caso deberá ser gratuita, aunque para participar haya que consumir un producto o darse de alta mediante un registro.
Lo que sí que es muy importante es definir bien las bases legales del concurso para señalar las condiciones del mismo y publicarlas antes, durante y después del concurso. También es de suma importancia que la llamada a la acción sea clara, se entienda, quede claro lo que hay que hacer y cómo se debe participar.

 

En Viachannel somos expertos en marketing promocional y en diseñar campañas que ayuden a tu empresa a conseguir sus objetivos con sus técnicas. Si estás pensando en diseñar una campaña promocional mediante un sorteo, consúltanos. La experiencia en cientos de campañas nos avala para conseguir los mejores resultados. No lo dudes y ponte en contacto con nosotros. Y para que veas que es una técnica que funciona, si eres una empresa, te invitamos a que participes en nuestro sorteo de una de las diez catas de vino para dos personas que sorteamos en nuestra web. Anímate y decídete a dar el salto al marketing promocional con nosotros.