El marketing viral tiene la propagación de mensajes y contenidos por medio de Internet y las redes sociales como principal meta. Su forma de acción es tremendamente rápida y llega a muchísimas personas, por lo que es una gran herramienta publicitaria. Sin embargo, no se sabe bien la tecla que hay que tocar para que funcione y no tiene una regla común y general para saber qué contenidos van a funcionar mejor que otros y vayan a hacerse virales. Lo que sí podemos asegurar es que generan una gran cobertura, muestran historias inusuales y que sorprenden y generan un boca a boca que los hace multiplicarse.

Seguro que en los últimos tiempos has compartido algún contenido por redes sociales del que todo el mundo estaba hablando en ese momento. El marketing viral es capaz de prender la mecha y hacer que mucha gente lo vea y lo comparta con sus conocidos. No existe un patrón para conseguir el éxito, pero si unas características comunes que pueden hacer que tu mensaje llegue a mucha gente. Sepamos algo más del marketing viral.

Es una acción de marketing que se puede propagar por diversas vías, si bien el vídeo se ha demostrado como la más efectiva, y que genera una tasa de respuesta rápida y elevada. Con ellas se logra llegar a una gran cantidad de clientes potenciales a un bajo costo. El marketing viral es una técnica que impulsa a los usuarios a compartir el contenido con amigos y familiares y lo ideal es utilizar una estrategia integrada que logre además del branding, un alto porcentaje de conversión en clientes.

Las redes sociales son el caldo de cultivo ideal para la propagación de mensajes virales por su capacidad para generar un auténtico boca a boca en la red. El mensaje llega a través de un conocido y la propia relación de confianza con este es la que hace que el mensaje sea creíble para el destinatario, generando una mayor atención que en el caso de los mensajes publicitarios a través de otros medios. Las recomendaciones de familiares y amigos tienen un papel fundamental en la decisión de compra del consumidor e influir en dichas recomendaciones es el principal objetivo del marketing viral.

Eso sí, no existe una receta mágica, ni elementos que indiquen que un contenido viral sea bueno o malo; lo ideal es involucrar emocionalmente al espectador a través de contenido alegre, con sentido del humor, ya que regalar un mensaje positivo es siempre bien recibido y hará que cuando una persona lo reciba quiera inmediatamente compartir esos minutos de bienestar con sus conocidos.

Lo que garantiza que una campaña, un vídeo o aplicación sea viral es que sea compartido de manera natural y voluntaria, no utilizando publicidad pagada. En muchos casos el éxito de un contenido viral recae en la hora que es lanzado. Por ello hay que tener en cuenta las mejores horas para emitir un mensaje de acuerdo al target de tu público. Para que el marketing viral sea efectivo, el mensaje debe adaptarse a las propias características de la comunicación que se quiere establecer, ofrecer la posibilidad al destinatario de aportar y compartir, tener un contenido sencillo con una comunicación directa y comprensible, manteniendo un tono informal que permita generar proximidad que contribuya su difusión.
A veces con pocos recursos y mucha creatividad se han creado contenidos altamente virales. El espectador está cansado de ver siempre lo mismo, y si al humor le agregamos creatividad y el factor sorpresa, el contenido ya tiene grandes posibilidades de ser viralizado. El marketing viral ha revolucionado las estrategias de comunicación en el marketing digital, dándole al propio consumidor a través de las redes sociales y las herramientas digitales 2.0 la oportunidad de convertirse en el creador y transmisor del mensaje.