En muchas ocasiones hemos oído decir que el emailing marketing estaba muerto. Pero lo cierto es que se estaba renovando. El email marketing es actualmente una de las herramientas más eficaces de comunicación con nuestro público y también una potente herramienta de venta.

Algunos datos:

  • Más de la mitad de las empresas generan el 10% de sus ventas a través del Email Marketing (GR)
  • El 44% de las personas que reciben correos promocionales han realizado, aunque sea una compra (GR)
  • El 80% de los consumidores prefiere el email como canal de comunicación de marketing
  • El email marketing tiene un ROI de 4300%

 

Pero ¿cómo conseguimos la venta?

Los tres pasos fundamentales son en una campaña de email marketing son:

ATRAER (contenido) à SEDUCIR (Email) à VENDER (Web/Landing)

El contenido del email es una de las piezas clave de la campaña de email marketing. Una vez que hemos conseguido que el usuario abra el email tenemos que convencerle de la utilidad de lo que le ofrecemos

Estudios revelan que un 70% de los usuarios que empiezan a comprar un producto, terminan dejándolo en el carrito de compra y no finalizan la operación. Una buena manera de reactivar la venta es enviar un email recordando que el producto sigue disponible y usar alguna palanca de venta como: quedan x unidades, ofrecerle algún descuento excepcional o reglarle los gastos de envío. En definitiva, tratar de que la venta se complete.

¿Cómo debe ser el contenido del email?

Es importante presentar nuestro producto o servicio, no como una lista de características que lo compone, sino como la solución a unas necesidades en concreto. No es lo mismo decir que un abrigo está hecho de un material determinado, sino indicar para qué sirve ese material.

La forma de comunicarnos con el receptor debe ser bidireccional. Utilizando un lenguaje sencillo, hablándole de tú, y haciéndole sentir especial.

Debemos prestar especial atención en el título del email. El título es uno de los aspectos más importante para captar la atención del usuario. Así que recomendamos no dejarlo para el último minuto y dedicarle un tiempo prudencial a pensarlo. El uso de símbolos o el nombre del destinatario, son elementos que ayudan a captar la atención.

¿Cómo debe ser la estructura del email?

  • Simple: debe transmitir información de forma clara y precisa. Con textos cortos y directos. Recuerda que menos siempre, es más.
  • Destacar bien los mensajes principales
  • Incluir elementos que sabes que generan confianza como por ejemplo el sello de confianza online o incluir opciones de otros usuarios o alguna review destacada.
  • Call to action. Los emails tienen que tener un mensaje claro en el que se le indique al usuario lo que tiene que hacer después: comparar, más información, solicitar una visita, descarga, seguir en Redes Sociales.
  • Adaptados a móvil. El 48% de los correos se abren desde móviles y tablets (email Analytics 2014). El 49% de las personas leen su correo a través de su móvil (Email on mobile devices 2013)
  • Identificar el email con la cabecera y el logo de tu empresa. Incluir siempre el link de ver versión web. E igualmente poner todos los datos de la empresa en el footer.
  • Incluir siempre la opción para que el usuario pueda darse de baja. De esta forma se sentirá cómodo y confiado.
  • También debemos aprovechar la comunicación para incluir nuestros botones de Redes Sociales.

Landing de aterrizaje

Se recomienda que los emails nos dirijan a una landing de aterrizaje que permita que el usuario no se disperse entre todo el contenido de la web. De esta forma, mantendremos el foco te atención donde queremos dirigirle.

Medición

Por supuesto, uno de los elementos más importantes después de realizar una campaña de email marketing es la medición de los resultados.

Se recomienda realizar pruebas de A/B testing para ver qué tipo de comunicaciones funcionan mejor. Podrás testear titulares, productos destacados, formatos, días de la semana, horas, etc.

En el análisis de los datos, no sólo es importante la tasa de apertura. Debemos analizar más allá y ver cómo se ha comportado el usuario una vez que ha abierto el email: si ha comprado, ha reenviado, se ha dado de baja, nos sigue en redes sociales, etc.

Y ahora, ¿a qué esperas para lanzar tu propia campaña de email marketing?